Crea tu plan de crecimiento profesional: ordena tus ideas y tus objetivos para alcanzar el éxito.

Si sientes que quieres más de tu negocio, que tienes sueños por cumplir, que tus metas y objetivos siguen lejos, que tus ingresos tienen que pasar al siguiente nivel y no sabes por dónde empezar… ¡Necesitas un plan de crecimiento profesional! Sigue leyendo y descubre cómo empezar el tuyo en 4 pasos.
No podemos negar que parte importante de nuestra vida es nuestro trabajo, aquello a lo que nos dedicamos para sentirnos realizados, obtener ingresos y vivir según el estilo de vida que deseamos. Espera, ¿algo te suena raro? ¿El estilo de vida que deseas no es el que tienes? ¿No te sientes realizado con tu empleo o en tu negocio?

Bienvenido a uno de los principales problemas de nuestros días, a ver si esto te suena:

  • Me imaginaba con mi edad teniendo más independencia económica y en cambio cada mes vivo preocupado/a por los números.
  • Los domingos por la tarde me agobio pensando que mañana tengo que ir a trabajar en un empleo al que no le encuentro sentido.
  • Cambiar de empresa no es una solución para mí, porque ya lo he hecho antes, y siempre llego al mismo punto.
  • Tengo una idea de negocio pero siempre encuentro excusas para no trabajar en ella y lanzarme.
  • Tengo un negocio, mucho trabajo, pero pocos clientes y pocos ingresos, esto no es lo que esperaba del emprendimiento.
  • Sé que quiero más, pero no sé exactamente el qué, ni sé por dónde empezar.
  • El estilo de vida que me gustaría tener (vivienda, viajes, libertad, tiempo…) no se parece a mi rutina actual.

Sé cómo te sientes. Necesitas ordenar tus ideas, tus prioridades ¡y darle acción a tus objetivos! Te aseguro que es la única manera de salir del estancamiento y empezar a ver resultados.
Para conseguir tus metas, lo mejor es construir tu propio plan de crecimiento profesional, tu hoja de ruta que te lleve al siguiente nivel, y en eso, the u:plan puede ayudarte.
Hoy mi objetivo es ayudarte a ordenar tus ideas, y a que crees tu primera hoja de ruta para cambiar tu futuro, te voy a pedir que te concentres en los siguientes puntos:

PASO 1: Qué quieres y cuándo quieres conseguirlo.

Sé concreto/a, ponle detalles, añade un número que cuantifique tu ambición. Todo empieza con tu estado mental, con la visualización de ti mismo consiguiendo lo que deseas, así que recuerda, estamos aquí porque quieres lograr tus objetivos, dibújalos y anótalos para que puedas imaginarlos a la perfección.
Para ayudarte a definir tus metas, la técnica SMART (specific, measurable, attainable, relevant, time-related) te será útil.

PASO 2: Habilidades actuales y requisitos necesarios.

Es importantísimo que seas honesto/a en esta parte del proceso. Piensa, qué se te da bien, cuáles son tus principales aptitudes. No lo dejes en la nebulosa de la mente, haz una lista y anótalas, una idea te llevará a la otra y descubrirás que has acumulado muchísimo conocimiento, y habilidades en distintos ámbitos que te serán útiles en el futuro.
Por ejemplo, quizá tienes una pequeña gestoría, y piensas que se te dan bien las finanzas y que tienes conocimientos de derecho. Pero sigue un poco más, para sacar adelante tu negocio tendrás que hablar con clientes, ¿qué tal con eso? ¿Es otra de tus habilidades? Y seguimos. ¿Tienes que reciclar constantemente tus conocimientos para poder ofrecer el mejor servicio? Eso significa que tienes buena capacidad de adaptación. ¿Y gestión de personal? ¿Trabajas solo/a o tienes un pequeño equipo? ¿Cómo crees que se te da esta parte?
Piensa en tu día a día y seguro que sacarás más ideas.
Pero, obviamente no somos perfectos y no sabemos de todo. Ahora es el momento de reconocer aquello en lo que tenemos que mejorar. Vuelve a coger papel y boli, y apunta aquellos conocimientos y requisitos que crees que son necesarios para obtener los objetivos que buscas. Piensa en grande, quizá no todo son cosas tan obvias. Quizá, para mejorar tu calidad de vida necesitas más contactos con personas que sean influyentes en el ámbito de tu negocio, o simplemente necesites experiencia y horas acumuladas para perfeccionar tus habilidades.
Para trabajar toda esta parte, crear un DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) personal puede ayudarte enormemente.

PASO 3: Planifica la estrategia para alcanzar tus metas profesionales.

Establece metas. Un consejo, no te pongas una meta muy difícil de alcanzar, o muy lejana. Trabaja con los plazos. Elige metas deseables pero accesibles sin mucha más dificultad que la constancia para el corto plazo, en menos de un mes.
Luego ponte metas a medio plazo, (hasta 6 meses), aquellas en las que requieras adquirir alguna habilidad y desarrollarla mínimamente para objetivamente poder mejorar.
Y finalmente, ponte metas a largo plazo (1 año o más). Aquí sí, escribe lo que quieres lograr, sé retador contigo mismo/a y ponle ilusión, será el motor de tu día a día. Recuerda que las metas a corto plazo deben ayudarte a alcanzar las del medio plazo, y estas últimas, tus sueños.

PASO 4: Previsión de obstáculos y tácticas para superarlos

Bien, de verdad queremos lograr las metas que nos hemos propuesto, pero sabemos que no todo es perfecto. Quizá tenemos un empleo que nos ocupa 8 o más horas al día, o nuestro negocio requiere mucho de nuestro esfuerzo y no tenemos tiempo para dedicarle al plan de mejora. A veces se trata de asuntos familiares, de la maternidad o la paternidad, de la financiación… Seguro que sabes qué habrá algunos problemas que muy probablemente dificulten tu día a día: anótalos. Apuntarlos y describirlos te ayudará a identificarlos mejor cuando lleguen, a no tenerles miedo, porque ya serán viejos conocidos.
Es más, ponte a pensar (y dedícale tiempo a esto) en posibles soluciones. Apunta al menos 3 posibles soluciones para cada uno de los obstáculos. Pueden ser soluciones fáciles o complejas, algunas quizá sean menos realistas que otras, porque dependerás de terceras personas o de conocimientos que aún no tienes (si esto pasa, recuerda anotarlo en la parte de «Requisitos necesarios») pero busca soluciones.
Lo normal cuando anticipamos que va a venir un problema es preocuparnos. Totalmente inútil, pues el problema todavía no existe. Si finalmente llega el problema a menudo nos bloqueamos y adivina ¡nos preocupamos! Más inútil todavía, ¡preocuparse no sirve de nada! Toma acción y aplica soluciones. Tener todo esto pensado con tiempo te ayudará a tener más perspectiva y a superar los obstáculos, no sin esfuerzo, pero sin sufrimiento. Ya sabes, recuerda el dicho:

Si un problema tiene solución, no te preocupes, se solucionará. Si un problema no tiene solución no te preocupes, no es un problema.

Y bien, para ponerte más fácil todo esto de ordenar ideas y anotarlas, hemos creado una estupenda plantilla que te ayudará a empezar tu plan de desarrollo profesional en estos 4 pasos.

Descarga la plantilla con tu Plan de Crecimiento Profesional AQUÍ.

En la plantilla encontrarás todo lo que te he explicado e incluso más detalle para que tus ideas queden perfectamente anotadas. Trabájala, imprímetela y déjala en un sitio visible para que cada día te asegures de ir en la dirección correcta.
Te recomiendo que 1 vez al mes entres y modifiques tu plantilla, para adaptarla a tus nuevas necesidades, marcar como superadas las metas que hayas logrado e ir dibujando mejor tu plan de acción.

Deja un comentario