Si no sabes cuáles son tus puntos fuertes y débiles te costará mejorar para alcanzar tus objetivos de negocio. ¿Y si pudieras detenerte un momento y sacar tiempo para reflexionar? Hagamos un alto en el camino para analizar las habilidades y problemas que condicionan tus resultados. Para conseguirlo puedes utilizar una herramienta que te dará las claves para mejorar tu marca personal-profesional de cara a emprender o mejorar la facturación de tu empresa. Se trata del análisis DAFO personal, una herramienta que te ayudará a conseguir resultados que te ayuden a conocerte algo mejor.

El análisis DAFO (SWOT en inglés), debe su nombre a las siglas de las palabras que lo componen: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. En negocios se utiliza este sistema dentro de la fase de análisis de una empresa, antes de la confección de un plan de negocio, marketing o comunicación, precisamente porque su cometido es destacar aquellos objetivos que deben perseguir dichos planes de acción. Por ello, antes de emprender en un nuevo negocio, es indispensable que hagamos este análisis para buscar el éxito. También para poner en marcha acciones que te ayuden a mejorar en tu proyecto, en el caso que ya lo hayas lanzado al mercado.

¿Cómo hacer el análisis DAFO personal?

Elaborar un DAFO personal es una tarea que requiere de precisión, relevancia y reflexión. El análisis se compone de cuatro apartados a los que debes prestar atención y tiempo. Estos apartados se dividen en:

  • 2 aspectos internos (puedes controlarlos, dependen de ti): fortalezas y debilidades
  • 2 aspectos externos (provienen del entorno): amenazas y oportunidades.

Al terminarlo has de ser capaz de poder contestar a preguntas como: ¿cuáles son tus principales debilidades y cómo las combates? ¿Cómo aprovechar las oportunidades profesionales? ¿Qué fortalezas puedes potenciar para diferenciarte del resto? O ¿cuáles son las amenazas más importantes a las que tú o tu empresa os enfrentáis?

Pongámoslo en práctica

Divide un folio en cuatro partes y pon en cada una de ellas el título de un apartado del DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas, oportunidades). Hacerlo así te permitirá tener una visión global de conjunto una vez que hayas terminado y nos permitirá tener un documento de referencia para consultas posteriores.

Es buena idea no encargarte de todo el mismo día. Puedes rellenar un apartado cada día. De esa manera, tendrás tiempo suficiente para reflexionar sobre cada uno de ellos, tanto si son características personales para emprender como si estamos analizando el negocio que ya tenemos en marcha. Eso sí, es imprescindible que lo primero que hagas sea definir el objetivo que te lleva a realizar este análisis.

Para echarte una mano aquí tienes preguntas que puedes plantearte para cada sección.

Debilidades

Para rellenar el apartado Debilidades responde a cuestiones como: ¿Cuáles son tus mayores defectos? ¿Qué cosas son las que menos te gustan hacer? ¿Para qué sueles pedir ayuda? ¿En qué sueles fallar?

Amenazas

Para esta sección aquí tienes algunas preguntas de ejemplo que te servirán para empezar a desgranar situaciones o recursos que pueden perjudicarte: ¿Qué aspectos externos pueden frenar tus objetivos? ¿Qué ofrece tu competencia que tu empresa no? ¿Qué responsabilidades pueden suponer un obstáculo?

Fortalezas

Las fortalezas hablan de capacidades y hábitos positivos que ya posees. Responde a preguntas como: ¿Cuáles son tus habilidades? ¿Cuáles son tus hobbies? ¿En qué actividades destacas?

Oportunidades

Algunas preguntas como las que encontrarás a continuación pueden ayudarte a encontrar las oportunidades relevantes para llegar a tus objetivos: ¿Qué contactos de interés tienes? ¿Qué ofreces tú que no lo haga tu competencia o perfiles similares al tuyo? ¿De qué eventos podrías aprovecharte para mejorar tu visibilidad?

Qué pasa una vez que terminas tu análisis DAFO personal

Con las respuestas meditadas que hayamos obtenido, será fácil sacar rápidas conclusiones y tomar decisiones acertadas para alcanzar tus metas profesionales. Ya sea para plantearte por dónde empezar con tu nueva aventura empresarial, o para tomar medidas que mejoren el rumbo de tu empresa, lo importante es estudiar todas las respuestas con detenimiento para buscar una mejor versión de ti mismo.

Las fortalezas y debilidades serán claves para saber cuáles son tus limitaciones y cuáles tus puntos fuertes. Fomenta aquello en lo que ya tienes talento o en lo que tu empresa ya destaca. Trabaja en mejorar aquello en lo que peor te hayas puntuado. En cuanto a las amenazas y oportunidades, aunque son elementos frente a los que no tienes control, también puedes actuar para mejorar. Céntrate en aprovechar al máximo cada oportunidad que hayas detectado y crea estrategias para combatir las amenazas hacia tus planes o tu compañía.

Este tipo de análisis deben tener una vigencia temporal limitada pero longeva. Es habitual renovarlos cada año y compararlos para descubrir la evolución que han podido experimentar las fortalezas y debilidades y cómo han funcionado nuestros planes para sacar partido de las oportunidades.

El análisis DAFO personal te servirá para despejar dudas e inseguridades, además de conocerte mejor. Anímate a usar esta herramienta y podrás conseguir tus objetivos de una manera más directa y segura.

Deja un comentario